La batalla del Nuevo Parlamento

Hoy se instalará una Asamblea Nacional de gran trascendencia para la vida política e institucional del país. Después de una larga ausencia la oposición, aún cuando en minoría larga, vuelve al escenario legislativo, tras reconocer que fue un costoso error dejarle  todo el espacio al adversario. Pese a que adelantándose a un escenario que será de disputa, como corresponde a la función del Parlamento, el presidente Hugo Chávez logró una Ley Habilitante que durante un año le permitirá “descansar “en cuanto a la aprobación de leyes que signifiquen enredados debates. La presencia de diputados de mucho fuelle, como lo son la mayoría de los opositores, le dará lustre y brillo a las discusiones.

El oficialismo ha producido una enorme sorpresa al designar para Presidente del cuerpo a Fernando Soto Rojas, dejando fuera de juego a grandes figurones del chavismo. Soto Rojas, que puede ser un extraño para muchos, es un revolucionario a carta cabal, un luchador  casi místico, que ha sabido combinar su vida personal con su quehacer político, asombrando por su modestia sin límites a quienes hemos tenido el orgullo de conocerlo de cerca. Con un Presidente como ese mucho tendrán que preocuparse sus propios allegados porque no es proclive precisamente a permitir el aprovechamiento por quienes ejercen funciones de poder. Ojalá, y es la esperanza de la mayoría del país, que durante su conducción la Asamblea Nacional recupere el papel que le corresponde como poder independiente del Estado.

Venezuela comienza el 2011  con dificultades en distintos órdenes, con un nuevo régimen cambiario que  necesariamente incidirá en la mayoría de los precios, con una gran parte del territorio nacional  golpeado por  las inmensas lluvias que han dejado una estela de damnificados en muchos estados.

Ante ese cuadro se requiere que  todos los órganos de poder contribuyan con el resto de la población, en la búsqueda de soluciones integrales.

En ese sentido la nueva Asamblea Nacional tiene la obligación, de más allá de las disputas ideológicas que necesaria y convenientemente deben producirse para la continuidad de la vida democrática de la nación, sea ante todo un instrumento al servicio de todos los venezolanos.

El mandado que hoy inicia Fernando Soto Rojas es interesante y servirá para medir si el viejo revolucionario que él ha sido siempre, puede manejar los enredos parlamentarios con la misma sapiencia en que se condujo en los tiempos de guerrillero. Que haya suerte Fernando, lo deseamos todos los venezolanos

Apomar2307@hotmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s