El Consejo de Seguridad y las Guerras

La creación de las Naciones Unidas y de su Consejo de Seguridad, tras la culminación de la Segunda Guerra Mundial, tenía entre sus objetivos fundamentales la búsqueda de un mundo del que desaparecieran las conflagraciones universales, que se impidiera que cualquier país, por poderoso que fuera, pudiera atacar a otro, y desde luego la protección de los más débiles.

Como vencedores de la II Guerra, las cuatro grandes potencias Estados Unidos, Unión Soviética, Gran Bretaña y Francia, adquirieron el derecho del veto que les permite frenar, obstaculizar, anular cualquier resolución del organismo. China, representada por Taiwán, no tuvo en el comienzo de la ONU ni siquiera posibilidad de estar presente. Ironías de la historia y del poder: El país más grande, en habitantes por lo menos, no tenía cabida en esa reunión de países.

El primer gran reto para el Consejo de Seguridad y su posición ante las guerras, se presentó con la Guerra de Corea. Casi por unanimidad con la sola excepción de Yugoslavia, se acordó que las potencias aliadas defendieran a Corea del Sur, aplastaran a Corea del Norte.

¿Y dónde estaba la Unión Soviética? ¿Por qué no vetó la decisión, que en ese caso no hubiera podido llevarse adelante? Ah, la URSS del “camarada” Stalin ni siquiera acudió a la reunión del Consejo porque pretendía nada menos que ¡”boicotear” al Consejo de Seguridad ¡Que absurdidad! Una semana después pidió que se echara para atrás la Resolución, pero como era de esperarse, nadie le hizo caso.

Ahora estamos presenciando el mismo cuadro, con la particularidad que nuevamente Rusia, antigua URSS, está nuevamente como protagonista, acompañado en su posición por China, igualmente con derecho a veto. Ambas potencias se abstuvieron o lo que es lo mismo, cerraron los ojos, para que otros asumieran la responsabilidad. Lo grotesco es que después salen Vladimir Putin, quien por algo fue por largo tiempo dirigente de la KGB y por tanto pupilo tardío de Stalin, y los dirigentes chinos a decir que les parece condenable el ataque por los daños que pueda producírseles a la población civil.

! Que cinismo de ambos países!.  Lo valiente, lo que la humanidad acepta como válidas, aún cuando puedan resultar controversiales, son las posiciones firmes en un sentido u otro.

Estos oportunistas de la historia merecen el repudio universal. A ellos no los apoyará ni un Gadafi con los días contados, ni los vencedores porque los saben acomodaticios.

El Consejo de Seguridad bien que merece ser modificado. El asunto es quién lo hará y lo más importante, quienes serán los que ocuparán los nuevos escaños. Mientras tanto sigamos viendo la guerra, ahora en televisión para que después la contemplemos en las películas de Hollywood que las seguirán.

apomar2307@hotmail.com

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s