Domingo Alberto Rangel: Integridad hasta la eternidad

 

Los hombres como el tiempo, pasan indeteniblemente. Las ideas evolucionan, se modifican o se ajustan a las circunstancias. Es lo que consideramos normal

Que el hombre y la idea permanezcan juntos hasta la desaparición del primero es algo ya mas difícil y hasta lo más extraño

Venezuela tuvo la suerte de contar con un Domingo Alberto Rangel, desaparecido ayer físicamente, cuyas ideas y sobre todo la conducta que mantuvo durante toda su existencia fue la misma: Lograr un mundo de justicia para todos los seres humanos. Fiel a ese propósito Domingo-así le gustaba que le llamaran-desechó posturas y privilegios para ajustarse a una vida modesta, ajena o todo boato, sin concesión a lo fútil o intrascendente.

Parlamentario de excepción, DAR fue de los mas jóvenes talentos en la Asamblea Nacional Constituyente de 1947. Allí frente a figuras relevantes como Andrés Eloy Blanco, Rafael Caldera o Jóvito Villalba, sacó a relucir su verbo encendido que le valió el calificativo de “jurungamuertos”. Persecución, exilio y otra vez diputado en el Congreso que inició su accionar en 1959 Domingo volvió a brillar con una calidad que le reconocían sus adversarios más acérrimos.

Y mientras tanto dirigente excepcional de Acción Democrática, el partido del gobierno y mencionado mil veces como sucesor, Domingo no vaciló en chocar con el máximo dirigente de la tolda blanca Rómulo Betancourt y acompañar al grupo de dirigentes juveniles que fueron expulsados y crearon el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). En otras palabras dejó. por apego a sus principios, la mieles del  poder que nunca  ejerció por un salto aparentemente sin perspectivas pero en el que consideraba estaba la esperanza de la juventud. !Como sería de digno y vertical Domingo Alberto, que en los años de persecución contra la nueva organización, decidió asumir la paternidad de un artículo que no había escrito pero que brindaría con seguridad la cárcel a su autor!.

Escritor brillante y apasionado (el mejor del país, según el criterio de Ramón Hernández) DAR  deja tras de si una enorme colección de libros publicados, en los que todos llevan el mismo y auténtico sello: Su pasión por Venezuela y por la libertad.

Articulista de primera línea, Domingo tuvo una mirada zahorí para apreciar y analizar cuanto ocurría en Venezuela y el mundo, señalando siempre los caminos que deberían seguir los revolucionarios para lograr sus objetivos.

En ese sentido nunca se dejó encandilar por los cantos de sirena de quienes utilizando la jerga revolucionaria tomaban otros rumbos, en el que estaba más presente la egolatría o aprovecho personal que la causa en la cual decían hablar. Quizás. y esa sería la acusación más severa que pudiera hacérsele a este pensador y gran revolucionario, Domingo fue un socialista utópico tropical, quien no habría entendido que nuestros pueblos tienen otras costumbres, maneras de ser o caprichos, en los que la verticalidad y el apego a la honestidad sin límites, resultan una  cosa risible.

Ojalá no pase mucho tiempo para que las reediciones de la obra de DAR, tanto en el campo de la economía, la historia o el análisis político , así como sus intervenciones parlamentarias , sean una realidad , para que las nuevas generaciones , del presente y las que han de venir, sepan que con su muerte Venezuela quizás ha perdido al último revolucionario romántico, pero cuyo ejemplo y rectitud tiene necesariamente que seguirse , si queremos rescatar a nuestra Patria del horror al que parece nos dirigimos.

Apolinar Martínez

 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s