Kid Pambelé otorga a Colombia su primer título mundial

1972 signado por la masacre de los Juegos Olímpicos de Mun ich  y el secuestro de un  avión venezolano llevado a Panamá, fueron el marco de la conquista para el pugilista neogranadino

Todavía teníamos presente la masacre de los Juegos Olímpicos de Múnich, que cubrimos para Meridiano, al formar parte de la delegación que acudió a este encuentro de los mejores atletas del planeta, cuando recibimos la orden de acompañar  al pugilista Antonio Cervantes, “Kid Pambelé”, quien acudía a su segunda oportunidad de disputar un título mundial, esta vez ante el istmeño Alfonzo “Peppermint “Frazer. Ya Pambelé había peleado en Buenos Aires con Niccolino Locche, y a juicio de los entendidos despojado por los jueces.

Nunca imaginamos el fotógrafo de Meridiano Amílcar Ruiz, el narrador de Radio Rumbos Luis Enrique Arias, ambos prematuramente desaparecidos, y este servidor, que seríamos testigos en una misma jornada, 28 de octubre de 1972, de dos eventos tan contradictorios, pero al mismo tiempo tan noticiosos: La obtención de la corona para Pambelé y el secuestro de un avión que curiosamente sería llevado a Panamá. Pero vayamos por parte.

 Forjado en Venezuela

La vida de Antonio Cervantes,  de la cual se han escrito cientos de artículo, un libro y hasta canciones, es digna de un pormenorizado estudio por sicólogos, sociólogos y por los comentaristas del boxeo. Nacido en Palenque, cerca de Cartagena, hijo de un boxeador de medianas cualidades, terminó viniéndose a Venezuela, casi huyendo, en un intento de probar fortuna. Y la tuvo.

Ramiro Machado, agudo manejador de boxeadores desde un  primer momento apreció cualidades en el púgil colombiano, le puso a su lado a un entrenador serio, responsable y conocedor profundo el negocio: Melquíades “Tabaquito” Sanz,  quien se convirtió en una especie de padre putativo para “Cervantes”, así lo llamó siempre.

Tras una carrera exitosa, la caída cuestionada ante Locche, Machado consiguió la pelea que esperaba: La disputa de la corona mundial welter junior ante el panameño Peppermint Frazer. Y Allá fueron, fuimos porque Meridiano me había encargado cubrir la pelea.

 ¡Qué clase de campeón!

No hubo miramientos, ni cuartel. Aquellos dos hombres acudieron al combate en pos de la victoria. No obstante desde el primer round Pambelé  impuso el ritmo de la pelea y en el quinto estaba todo decidido: Colombia conseguía su primer título mundial de boxeo

Boxísticamente extraordinario Pambelé  defendió hasta diez veces su corona cayendo ante sus puñetazos el propio argentino Locche, a quien desterró para siempre de los ensogados.  Sería Wilfredo Benítez quien le arrebataría por decisión la corona en  1976, la que luego recuperaría para perderla definitivamente en 1980  ante Aaron Pryor

Por su accionar en las cuerdas Kid Pambelé está con justo derecho en el Salón de la Fama del Boxeo

 Ah, la droga

No podía el envidioso destino sino cobrarle a este exitoso pugilista el haber salido de la nada y ganar tanto dinero, tan rápido y hasta fácilmente.

Inducido por “nuevos amigos” rápidamente se entregó al mundo de la droga que prácticamente le arruinó como individuo, haciéndole perder bienes, dinero y hasta familiares. Llevado a sitios de rehabilitación con relativo éxito ahora sostiene una vida casi de zombi en el Palenque que le vio nacer.

“Generé esperanza para todos los demás que vieron que sus sueños se podían hacer realidad como yo lo hice al coronarme campeón del mundo”, suele afirmar.

 El avión secuestrado

Pocas palabras para resumir el caso del avión secuestrado en Venezuela, el mismo día del combate de Pambelé con Peppermint  Frazer.

Al regresar al hotel en que nos residenciábamos, recibo una llamada de Rafael Ruggeri, Jefe de Redacción de Meridiano:-Han secuestrado-me dijo-un avión en Venezuela y lo llevan a Panamá

-Vean que información pueden conseguir.

Y la conseguimos: Luis Enrique Arias, Amílcar Ruiz y yo, logramos , telefónicamente, entrevistar al secuestrado Bottini  Marín, quien nos dijo que había secuestrado el avión en protesta contra el gobierno (el primero) de Rafael Caldera. En Panamá gobernaba entonces Omar Torrijos.

¡Qué jornada la del 28 de octubre. Conseguimos cubrir un campeonato mundial de boxeo y el secuestro de un avión.  Meridiano había dado dos tubazos universales

Con todo y su desastre con las drogas, Pambelé todavía subsiste, el secuestrado del avión Bottini Marín, tendría peor suerte y cayó abatido cuando intentaba, como guerrillero, el secuestro de un industrial.

Apolinar Martínez

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s