Racismo en lucha por la Casa Blanca

La llegada de Barack Obama  a la Presidencia de los Estados Unidos representó un salto gigantesco en la lucha, que durante siglos, había librado la minoría negra para conseguir un lugar de representatividad en la Primera Potencia del Mundo.

Por momentos parecieron diluirse aquellos prejuicios aterradores que negaban hasta la existencia de seres con piel no blanca.

Barack Obama, una mezcla de africanismo con norteamericano, se instaló en la Casa Blanca, y un suspiro de satisfacción se extendió por el mundo. Un manto de igualdad racial cobraba fuerza en la Humanidad. Atrás quedaba los tiempos del apartheid surafricano o los embates del Ku klux Klan. Ya no se asesinarían a los Malcom X, ni se verían juicios segregacionistas.

Pero héte aquí que en los momentos finales de la presente campaña, surgen, en principio semi enmascarados pero finalmente al descubierto, las grandes diferencias de clase.

En la búsqueda de estados con mayoría determinante blanca pero con gran influencia negra, tipo Ohio, los dirigentes republicanos han  tocado sutilmente el tema.

Y  mientras tanto miembros de la comunidad afroamericana plantean que el problema de la raza sigue siendo importante y hasta fundamental: – Muchos acuerdos que favorecían a los más necesitados fueron bloqueados por la mayoría republicana en el Congreso, simplemente, aunque no se haya dicho expresamente, por el color de la piel del presidente Obama-dijeron electores de Ohio

-Y se han dado casos específicos con el presidente del Congreso John Boehner, quien no solamente se dio el gusto de no atender una llamada de Presidente Obama, sino que incluso tuvo la osadía de solicitarle al Primer Mandatario Nacional que suspendiera una conferencia en la Casa Blanca porque coincidía con una igual que tenía la Convención Republicana.  ¿Se podría haber hecho esto con un Presidente blanco?

La mayoría de la comunidad negra, así como la latina, según las encuestas, votará a Barack Obama, pero existe una porción de estos sectores que apoyarán a Romney.-

-No creo en el problema de la segregación, considero que está ampliamente superada, y para mí y los míos, lo fundamental es la política que vaya a desarrollarse en función de todos los pobladores norteamericanos y la influencia y respeto de nuestro país en el mundo-asienta un votante de Ohio que se mostró partidario de Romney.

Para los latinoamericanos casi no existe diferencia cualquiera que sea el vencedor de estas elecciones, pero sería muy triste , y un paso gigantesco hacia el pasado que el destino de ese país se efectúe teniendo como marco el color de la piel.

Sería una catástrofe superior al Sandy, porque al fin  y al cabo esa tormenta sólo afectó a Estados Unidos, mientras que el racismo es un mal que la humanidad ya no puede tolerar

Apolinar Martínez

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s