Muerto CHÁVEZ comienza el mito, la leyenda

Debe  ser enterrado en el Mausoleo al lado de El Libertador. – Nadie más grande que él después de Dios y de Bolívar.-Chávez eres todo, la vida, el Corazón de Venezuela.

Las exclamaciones que se iban prodigando al  paso del cortejo fúnebre, y a lo largo de los ocho kilómetros que separan al Hospital Militar, en el Centro de Caracas, de la Academia Militar, crecían en intensidad con la misma fuerza se multiplicaba la multitud literalmente se volvió un océano humano.

Para los observadores de todas las latitudes, presidentes o funcionarios, comunicadores sociales. curiosos o ciudadanos comunes, aquello era un fenómeno nunca visto.

¿Qué  extraña fuerza  movía a  aquella muchedumbre llorosa, que gemía en algunos casos pero que daba gritos de dolor en otros, cómo que hubiera perdido al más cercano de sus seres amados?

Sin pretensiones de sicólogo social pero si como periodista de larga data que ha visto actuar a líderes políticos, estudiantiles, religiosos o deportivos, nos decidimos a emitir una opinión, so pena de ser aplastado por pensadores de comprobada capacidad científica. Nuestro juicio no tiene una intención ni aprobadora ni de juzgamiento de la obra política de Chávez, ni mucho menos adhesión al Socialismo del Siglo XXI, causa que motivaba su esfuerzo ideológico

CHÁVEZ SEMBRADO EN EL IMAGINARIO COLECTIVO

Si se concibe que el Imaginario Colectivo es un tejido que engrana los valores, las ideas, los sueños y proyectos realizables o no, apoyados en la realidad o en la fantasía pero que conforman el deseo y la verdad de cada quién, es muy fácil, pero que duro de aplicar, que la mayor ilusión de un conductor de multitudes sea sembrarse en el Imaginario Colectivo de una región, un país, el mundo.

En la Venezuela del Siglo XX conocimos dos líderes que en un momento concreto se aproximaron a esa Meca de internarse en ese imaginario popular, y en verdad estuvieron cerca de ser el ideal de un conductor de masas. Rómulo Betancourt y Carlos Andrés Pérez  fueron los primeros en dirigirse por esa senda. Les faltaron sin embargo dos elementos esenciales: Confundirse con el pueblo, hacerse parte de él, y más grave aún, ignorar el lenguaje de la gente, su forma de hablar.

Y esas dos cosas fueron la artillería de Hugo Chávez, los motores que le permitieron llegar hasta los más humildes y sembrarse dentro de ellos.

Desde sus primeros movimientos se identificó con el zambo y con el negro, con el indio y con el mulato y hasta se inventó el término de afrodescendiente para significar que era de los suyos.

Y Por supuesto el habla, las costumbres, la tradición. Chávez bien pudo decir como aquel viejo Rey a quien le criticaban el lenguaje, ”El lenguaje soy yo, porque éste es el habla del pueblo”. Y tuvo razón y por ello tiene miles de seguidores

 Y AHORA MITO, AHORA LEYENDA

“El país que no tenga leyendas, dice el poeta, está condenado a morir de frío. Es muy posible. Pero el pueblo que no tenga mitos está ya muerto. La función de la clase particular de leyendas que son los mitos es, en efecto, expresar dramáticamente la ideología de que vive la sociedad, mantener ante su conciencia no solamente los valores que reconoce y los ideales que persigue de generación en generación, sino ante todo su ser y estructura mismos, los elementos, los vínculos, las tensiones que la constituyen; justificar, en fin, las reglas y prácticas tradicionales sin las cuales todo lo suyo se dispersaría

Este pensamiento que corresponde al notable filólogo en historiador francés George Dumézil ( 1898- 1986) retrata con toda verdad a la Venezuela de nuestros días. Sobrepasados los partidos, los gremios sindicales o profesorales, nuestro pueblo está ansioso de alguien o un algo al que aferrarse. No es el simplismo del Gendarme Necesario, ni el Hombre fuerte o providencial. Es la posibilidad de aferrarse a una esperanza, a una tierra prometida, siempre presente en todas las culturas y en todos los tiempos. Es simplemente buscar la realidad a través de una leyenda.

Chávez, aun sin proponérselo, y ni siquiera imaginarlo, se ha ganado un lugar en la fantasía del venezolano, del que será muy difícil de sacar, y desde luego que tampoco será cómo conseguirle imitadores. Al fenecer en la vida, ha crecido en el imaginario `popular

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s