Corea: El Última Mohicano

Vientos de guerra vuelven a soplar sobre la península asiática

Tras la Segunda Guerra Mundial ninguna otra región ha estado tan cerca de provocar  una conflagración universal como esta zona que nunca ha conocido la paz.

 

La decisión de Kim Jong –un al proclamar a Corea del Norte en estado de guerra frente a Corea del Sur, y que para algunos observadores no es nada más que bravuconadas del joven nieto del legendario Kim Il Sun, reabre las alarmas de las grandes potencias para que las región ha significado por casi un siglo poco menos que una paz delicada o el exterminio de dos pueblos, pese a hablar la misma lengua pero con dos concepciones tan opuestas que si no son manejadas con prudencia, pueden tener consecuencias devastadoras para la humanidad: Estados Unidos, China, Rusia (estuvo implicada en la Guerra de Corea como Unión Soviética) y Japón, sufrieron en carne propia  de aquella primera contienda, y ninguna de ellas, se presume, quisiera verse envuelta (¿y cómo no hacerlo si los intereses de cada una de ellas sería lesionado?) en una confrontación que ni el más avezado de los pronosticadores sabría hasta dónde podría llegar, tal el nivel de destrucción con que se está amenazando.

LA GUERRA FRIA COMENZÓ EN COREA

El 20 de junio de 1950, el Secretario de Estado norteamericano Dean Acheson aseguraba que estaba muy lejos de producirse un choque entre las dos Coreas, apoyadas El Norte por China y El Sur por los Estados Unidos. Cinco días después tuvo que tragarse esas palabras, mientras que el Presidente Harry S Truman acudía presuroso a conseguir el apoyo de la recién creada Organización de Naciones Unidas, más que a conseguir el apoyo militar, a que le dieran el visto bueno para utilizar todo el poderío de su nación para utilizar todo su poderío en defensa del Sur.

El 25 de junio comenzó la Guerra de Corea y con ella también la Guerra fría. Quién inició las hostilidades quedará exactamente como la primera víctima de las guerras: la verdad.

Estados Unidos denunció en la ONU que Corea del Norte había iniciado un ataque de más de cien mil hombres ,sobrepasando el Paralelo 38, sobre Corea del Sur, llegando en su ataque hasta la propia capital Seúl-ç.

Kim Il Sung se dirigió a sus pobladores indicándoles que debieron contrarrestar un fuerte ataque del Sur a su territorio pero que ya los habían sacado y comenzaban el asedio de Seúl.

Península de Asia oriental, limita al N con China y una parte del antiguo territorio soviético, al E con el mar del Japón, al S el estrecho de Corea la separa del archipiélago japonés y al O con el mar Amarillo.

En todo casi allí comenzó esa conflagración que estuvo  a punto de devenir en la Tercera Guerra Mundial, pero que afortunadamente pudo, militarmente, circunscribirse al Sudeste Asiático

PAPEL DE LA ONU

La ONU de 1950 apoyó el ataque a Corea del Norte por dos pequeñísimas razones: China no formaba parte de las Naciones Unidas. Pero más significativamente y lo que se considera uno de las tantos misterios de la historia, El delegado Soviético de Stalin, no acudió, teniendo el derecho a veto, a la reunión del Consejo de Seguridad que tomó la decisión a favor de la intervención.

La ONU de 2013 , con presencia de China y Rusia, acaba de anunciar la aplicación de sanciones a Corea del Norte.

¿Detendrá esta decisión el envalentonamiento de Kim Jong –un ó la humanidad tendrá que prepararse a una Segunda Guerra de Corea de pronósticos, esta vez que si. Demasiado reservados

 

Apolinar Martínez 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s